www.DUB.cz
UNIVERSIDAD
českyenglishdeutchfrancaisespanolitalianorussiangreek

PREÁMBULO

Quién somos

UNIVERSIDAD

Biblioteca

LECTURAS

CONCIERTOS

ŘÍP

Exposiciones

FERIAS

Bioconstruct

J. Z.

SANADOR

T. P.

FUNDACIÓN

Contacto
 
E-SHOP
 

BIOTRÓNICA


     
      Hace precisamente un año que presentamos en Meduňka a Josef Zezulka (1912–1992), creador de la biotrónica, quien durante cuarenta años tuvo que desarrollar sus actividades ante el mundo de forma clandestina. En la fotografía posa junto a él su único alumno y sucesor, Tomáš Pfeiffer, quien fundó la Universidad Espiritual de Bytí y el Centro Biotrónico de Asistencia Social. Nos gustaría que Uds. conocieran los resultados de sus sesiones terapéuticas de biotrónica.

      El biotrónico Tomáš Pfeiffer ayuda a todos los que necesitan de sus servicios. O mejor dicho: hasta cuanto le permitan sus fuerzas. Hace algunos años incluso logró curar a través de la pantalla de televisión, lo que nuestros lectores nunca olvidarán. Tomáš Pfeiffer dedica la mayoría de sus esfuerzos a los enfermos de cáncer. Las afirmaciones de algunos médicos-oncólogos, de que el cáncer sólo se puede curar con los procedimientos de la medicina oficial (a pesar de que todos tengamos conocimientos de sus riesgos existentes) le comprometieron a presentar ante los lectores de Meduňka dos „pruebas en vivo“ de que es posible curar también de otra manera. Ambas pacientes curadas padecieron de cáncer de estómago. Además existe documentación médica de caso ocurrido más recientemente. En nuestra redacción tenemos copias de informes médicos que comprueban la curación de la paciente.


La primera paciente

María (Marie) considera su curación como un hecho milagroso.

 
      María (Marie Vernerová, de 71 años) originaria de Pečky, una ciudad próxima a Kolín, recuerda muy claramente todo lo que tuvo que pasar hace diecisiete años luchando contra un cáncer. Los médicos no le informaron de inmediato de la grave enfermedad que padecía, se lo dijeron al cabo de un año. Pues a principios de los años noventa aún no solían comunicarle abiertamente a los pacientes su diagnosis. Se lo informaron tras sobrevir „milagrosamente“ - según expresaron los médicos. „Padecía de grandes dolores en el estómago y no conseguía aliviarlos con nada. No podía comer y con mis 173 cm de estatura adelgacé hasta 48 kg. Me dijeron, según lo indicaba un examen médico, que tenía una úlcera estomacal y que me recomendaban una operación. A principios de abril de 1991 me sometí a una intervención quirúrgica en la que los médicos detectaron de que se trataba de un tumor maligno, pero no me lo dijeron. Me enteré sólo de que mi estómago estaba prácticamente intransitable y que por ello eran los vómitosluego de las comidas y los fuertes dolores. Durante la operación me hicieron alrededor del estómago un bypas gástrico para que pudiera comer y beber por lo menos un poco. El 12 de abril me dieron el alta hospitalaria y me fui a casa. Pero „me fui“ no es la frase exacta pues me llevaron al coche como si fuera una plumita. No me ordenaron ningún remedio, nada. Sólo al pasar un año me enteré que había padecido del cáncer de estómago prediciéndome los médicos apenas tres meses de vida,“ cuenta Doña María.
      Una noche, cuando María llegó a su peor momento, su hija Maruška y su marido Luděk miraban juntos un programa de televisión con Tomáš Pfeiffer, quien hablaba en anonimato sobre biotrónica ejerciendo a través de la pantalla una terapia curativa por medio de biotrónica sobre los telespectadores. „Hasta el día de hoy no me he enterado de cómo consiguieron su contacto, ya que mi hija me dijo que yo no debía saberlo todo necesariamente. Tras mi regreso del hospital mi hija me trajo instrucciones de su parte para seguir una dieta, la cual comencé enseguida a aplicar. Mi primera consulta biotrónica con Tomáš Pfeiffer tuvo lugar el 6 de mayo. Mi yerno me llevaba a Praga primero tres veces por semana, luego sólo dos veces. Hasta ese momento no poseía conocimientos sobre la existencia de sanadores ni de biotrónica. Pero ya estaba decidida no solamente a probar todo eso, sino también a luchar hacia delante. Dije para sí misma ¡ que sea lo que Dios quiera! Nadie puede imaginarse cómo uno se siente cuando está tan débil que ni siqiuiera puede levantar una taza de café, ni lavarse las manos sin contar con ayuda. En esa época mi hija tenía un niño de un año, de manera que en vez de uno, tenía dos conmigo por eso, por amor a ella, quería curarme,“ continúa su narración. El primer mejoramiento llegó bastante rápido. „En julio mi hija con su marido se mudaron de casa y yo ya era capaz de ocuparme de mí misma. A pesar de moverme a paso de tortuga conseguí hacer todo lo necesario sin ayuda. A partir de septiembre de 1991 continué con las sesiones terapéuticas del señor Pfeiffeer, pero mi yerno sólo me llevó algunas veces. ¡ En el otoño ya era capaz de viajar en tren sin acompañamiento! Me embargaba una inmensa alegría. Imagínense unos meses atrás parecía un cadáver y, de repente conseguí animarme tanto! También fue mi nieto Honzík quien me daba energía y fuerza para vivir. Cuando ya era mayor, lo llevé algunas veces a Praga; ya que en los años siguientes tuve que repetir consultas. Honzík siempre me preguntaba: Abuela, ¿cuándo volvemos a visitar a ese buen tío?“
      En enero de 1992, María fue dada de alta estando apta ya trabajar. Pero prefirió jubilarse. Hoy en día vive contenta y gozando de muy buena salud. „Durante dieciséis desde que salí del hospital y me curé del cáncer a través de sesiones biotrónicas, ni una sola vez he tenido que visitar al médico, ni tampoco he tomado medicamentos, ni siquiera aspirina. Ni necesité tomarlos porque nunca caí enferma, ni con gripe. No he dejado de seguir el régimen de dieta que el señor Pfeiffer me recomendó, pues casi no me acuerdo del sabor del chocolate o de la carne. Considero mi curación como un milagro y una verdadera resurrección. Nací por segunda vez y todo gracias a Tomáš Pfeiffer a quien le tengo mucho aprecio,“ afirma Doña María, que emocionada se le salieron las lágrimas al acordarse durante su narración de todo lo lo que le había pasado.


La segunda paciente

Ana (Anna) optó por la biotrónica en vez de someterse a tratamientos quimioterapéuticos

 
      La documentación médica que tenemos a nuestra disposición pertenece a la segunda historia, cuyo personaje principal es Doña Ana (Anna Havelková de 60 años), residente en Koryčany, cerca de la ciudad de Kroměříž. Este caso ocurrió hace poco. Ella conocía muy bien a Tomáš Pfeiffer antes de empezar el tratamiento, ya que con su marido frecuentaba regularmente sus conferencias y seminarios sobre biotrónica, los cuales le impresionaron tanto que ya desde hace años se hizo vegetariana. „Padecía del Herpes Zoster que me aparecía cada vez con más frecuencia. Era un dolor irresistible, también mi estómago comenzaba a hacerse eco del dolor. Entonces en el hospital de Kyjov me mandaron a hacer un examen del estómago. Dos días antes de mi 58 cumpleaños, exactamente el 23-03-2006 me enteré de que tenía un tumor maligno en el estómago del tamaño de una moneda de 20 coronas. Eso ocurrió precisamente cuando nos preparábamos para asistir a una conferencia del señor Pfeiffer en la ciudad de Brno. Mi marido dijo entonces una sentencia resolutoria: „Lo vas a ver y seguirás con los tratamientos en Praga. Luego veremos que hacer.“ Y exactamente fue así. A la semana ya estaba en Praga en el Centro de Biotrónica. A principios de mi estadía me sentí muy mal. Los fuertes dolores no me dejaban ni dormir, pero pasados unos días me sintiendo mejor. Debía someterme a una operación en Kyjov dentro de quince días. El señor Pfeiffer me dijo que la decisión de ir o no sería mía. Como sentí que la biotrónica me ayudaba y me daba fuerza, decidí someterme a la operación. Empecé a pasar por los exámenes pre-operatorios. ¡Pero qué sorpresa! Se descubrió que en mi estómago ya no había ningún tumor. En su informe, los médicos solamente indicaron que en mi estómago había una pared un poco más gruesa como si hubiera sido una especie de „callosidad“ encapsulada de un espesor de entre 8 y 10 mm. No obstante me sometí a la operación para que me sacaran dicha „callosidad“. La operación tuvo lugar el 25-04-2006. Me extirparon tres cuartos del estómago. Durante diecisiete días estuve en cuidados intensivos y perdí 20 kilos de peso. Según dijeron los médicos todo se curó perfectamente. Me dirigí del hospital directamente a Praga al señor Pfeiffer. Empecé a comer comida batida. Luego cada mes viajaba a las sesiones biotrónicas de cinco días,“ cuenta Doña Ana. Además de otras cosas recuerda el momento cuando bajaba de un autobús después de haber llegado de Praga a Koryčany y que todos quienes la encontraron le dijeron que estaba radiante de alegría y satisfacción. „Me dieron de alta hospitalaria y no me mandaron a tomar ni un solo medicamento. Mi estado fue mejorando rápidamente. Después de la operación me ofrecieron tratamientos de quimioterapéutica ya que es un procedimiento oficial médico. Al dar negativo mi diagnóstico histológico decidí no someterme a ellos,“ continúa. Ahora Doña Ana frecuenta el Centro Biotrónico una vez al año. Los médicos le siguen los marcadores tumorales de sangre. „Me siento bien. El verano pasado fue para mí el más maravilloso de mi vida, porque apreciaba cada día, cada instante...,“ dice Doña Ana, casi con las lágrimas en sus ojos. Doña Ana está también muy agradecida a su marido por su apoyo durante la enfermedad. En el verano, él incluso le construyó una glorieta de jardín para que ella pudiera descansar tranquila.


¿Qué dice al respecto Tomáš Pfeiffer?

 
      „La biotrónica no tiene como objetivo substituir la medicina. Ayuda donde pueda, incluso después de tratamientos médicos,“ explicó para Meduňka Tomáš Pfeiffer, sucesor de su querido maestro, Josef Zezulka. „Los principios de biotrónica forman parte de las investigaciones científicas más modernas. Sólo ahora se confirma lo que la biotrónica había tomado en consideración desde hace ya mucho tiempo, es decir, la influencia de ciertas substancias en el surgimiento de tumores malignos en el cuerpo humano. Por ejemplo, las substancias contenidas en embutidos ahumados, tan populares entre la población, ejercen influencia carcinógena en el cuerpo humano. Josef Zezulka fue realmente un genio, porque lo que la ciencia de hoy está descubriendo lo sabía él ya desde hace decenas de años,“ dice Tomáš Pfeiffer.
      En los cuidados de salud la prevención es lo más importante. En cada cuerpo debilitado puede producirse una proliferación maligna. El cáncer surge como consecuencia de la incapacidad del organismo de mantener sus células en orden. Para que esto no ocurra se deben seguir ciertas medidas de prevención (vea el régimen de dieta recomendada). Según explica Tomáš Pfeiffer los carcinógenos se dividen en dos grupos: cancerígenos primarios que son las substancias químicas cuyo impacto en el cuerpo es parecido al de un veneno químico; y cancerígenos secundarios que sólo irritan mecánicamente la célula, por ejemplo, el asbesto. Y luego basta con una sola debilitación del cuerpo para que se produzca la enfermedad.
      ¿Cuáles son los éxitos de la biotrónica en la lucha contra el cáncer? „No se puede expresar con exactitud, porque no dispongo de la retroacción completa. Lo que si es cierto es que se consiguió ayudar a más de la mitad de los pacientes que lo necesitaban,“ comenta Tomáš Pfeiffer sobre las sesiones biotrónicas. Durante nuestra entrevista, reiteradamente hacía hincapié en que el presente artículo no surgía con la idea de hacerse promoción y para atraer a otros pacientes. „No se puede hacer más de lo que es posible, yo sigo trabajando con mucha intensidad. Sin embargo, hoy en día mi capacidad está totalmente agotada y yo no puedo atender a nuevos pacientes. Además de los pacientes que padecen de la proliferación maligna, la biotrónica se ha apuntado éxitos también con pacientes con SIDA y alteraciones de metabolismo. Por lo contrario, en cuanto a infecciones y perturbaciones mentales no consigue mucha cosa. Este artículo es sobre todo una respuesta a declaraciones de nuestros oncólogos de que nunca vieron a un ser humano que haya conseguido superar el cáncer por medio de una terapia alternativa. Por eso me alegro que estas dos mujeres decidieran contar sinceremente su historia,“ dijo a Meduňka Tomáš Pfeiffer.
      La biotrónica, como especialidad, surgió hace cincuenta años. Para que esta disciplina pueda verdaderamente ayudar allí donde puede hacerlo, primero debe ser aceptada por la sociedad, según dice Pfeiffer. „Naturalmente, no en todo mis clientes el proceso de curación transcurre de forma tan ideal como en estos dos casos. Lamentablemente ocurre que algunas veces las sesiones biotrónicas no surten ningún efecto. Pero lo mismo acontece en todas las disciplinas; lo que no ayuda a uno ayuda al otro y viceversa ,“ explica Tomáš que cree que ya está llegando el tiempo cuando también los métodos alternativos de curación podrán mostrar sus posibilidades ante el vasto público de manera que ayuden lo más posible a los enfermos. Los métodos clásicos de la medicina moderna y de otras disciplinas, incluyendo la biotrónica, deberían unirse y no luchar una contra la otra. Además de Tomáš Pfeiffer lo afirman tanto muchos terapeutas alternativos exitosos como médicos progresistas de todo el mundo. No hay otro remedio que esperar que las dos contra-partes pronto estén listas para iniciar un diálogo constructivo.


Dieta J.Z. contra el cáncer

 
¡Prohibido!
      Fumar – Eliminar todo los que es ahumado (por ejemplo carne ahumada, salchichas, jamón, queso ahumado etc.). - Todo lo que es tostado, mismo infusiones de lo tostado (por ejemplo café, sucedáneo de café, cacao, chocolate etc.). - Todo lo que es frito – Todo lo que es cocido al horno o asado. Lo que hay que comer en forma de cocido al horno (por ejemplo el pan), quitar la corteza. Comer la otra panadería solamente poco cocida al horno (por ejemplo los panecillos solamente claros, no muy cocidos y no muchos). Eliminar las conservas con el ácido benzoico. Protegerse contra todo lo que contiene el alquitrán (por ejemplo ungüentos).

Recomendado:
      Alimentos crudos (por ejemplo fruta, hortaliza, leche, mantequilla etc.). Si algún alimento se prepara en la cocina, deberá de ser por cocer o estofar. El principio básico es que antes de poner los alimentos al fuego, los mismos deben contener agua. Esta dieta se debe seguir muy estrictamente porque los pacientes a los que está destinada son hipersensibles a las substancias contenidas en los alimentos prohibidos. Una pequeña desviación de las instrucciones puede amenazar o impedir el proceso de curación. La dieta destinada a los pacientes oncológicos y, sobre todo, para prevenir el proceso canceroso.


¿Por qué aumenta la aparición del cáncer?

 
      La explicación del crecimiento de los casos de cáncer desde el punto de vista biotrónico está descrito, por ejemplo, en el libro de Josef Zezulka : Bytí – La filosofía de la vida, editado por la Universidad Espiritual de Bytí. El cáncer siempre se desarrolla como consecuencia de la recepción excesiva de cancerígenos que normalmente no forman parte de la comida sana. El cuerpo no logra resistir a ellos durante un largo plazo. Otro motivo es la carencia de las substancias vitales en la alimentación. En la mayoría de los casos, recepcionamos la comida que pasa por procedimientos complicados de la industria alimentaria y, además, luego por la preparación casera. inconveniente, por ejemplo, utilizando microondas lo que hace desaparecer completamente el valor vital de la comida. Además, nuestro estilo de vida causa que carezcamos de vitalidad, debido a que pasamos poco tiempo en la naturaleza etc. Todo ello influye en la aparición del cáncer.


Cuidado con los embutidos ahumados y productos torrefactos

 
      El hombre, en su afán de conservar sus alimentos durante mucho tiempo para preservarlos de microorganismos que puedan deteriorarlos, opta por conservar embutidos ahumados, sin darse cuenta en lo absoluto de que se trata del peor modo de conservación que puede dañar su salud. En primer lugar se ahuma la carne que no es nutrición natural para el hombre. El ahumado implica la presencia permanente del alquitrán en la comida y no hay manera de cómo eliminarlo antes de ingerirla, difiriendo de otros modos como la desecación o congelación, por ejemplo. El alquitrán, por sí mismo, es un veneno que pasa a nuestros cuerpos a través de la comida. En el caso de los ahumados la comida queda acondicionada para que sea incomestible también para las bacterias, lamentablemente este es el caso del jamón. La gente erróneamente lo recomienda de dieta para los enfermos o reconvalescentes a pesar de que el cuerpo tiene un gran problema con su procesamiento en el hígado, y en enfermedades cuando el cuerpo tiene reducida su resistencia lo obliga a hacer un mayor esfuerzo. „Cuando el cuerpo tiene reducida su resistencia debería recibir la mejor alimentación, sin embargo, sucede lo contrario, recibe la peor. Es cierto que a nadie se le ocurriría recomendarle a hombre enfermo que coma carne macerada y adobada, añadiéndole una punta de cuchillo de nitrato de potasio y de alquitrán. Todos rechazarían los componentes de referencia si fuesen independientes, uno tras otro. Pero cuando uno cubre el otro y juntos tienen un sabor admisible, el hombre se deja engañar fácilmente. Lamentablemente hay mucha gente que come ahumados diariamente e incluso varias veces al día.“ afirma Tomáš Pfeiffer enumerando nuestros peores hábitos de comer. Asimismo es nocivo comer alimentos preservados con conservantes químicos, cuya conservación no se puede eliminar antes de ser ingeridos, lo que implica que los mismos pasen al cuerpo humano a través de la comida. ¿Y por qué son nocivos el café y el chocolate? Pues, el chocolate se prepara de habas de cacao y el café es el líquido extracto de granos de café, por supuesto, tostados. Durante el proceso de torrefacción, es decir, durante el recalentamiento a seco, sin agua, también surgen carcinógenos y alquitrán. Por lo tanto, hay que mantener cierta sobriedad al respecto.
      „Sin la dieta descrita arriba es casi imposible sobreponerse de una proliferación maligna,“ afirma Tomáš Pfeiffer, quien recomienda una comida privada de substancias cancerígenas como la mejor forma de prevención del cáncer. „También es esencial la constatación de que la alimentación a base de carne aumenta el riesgo de proliferación de tumores malignos del tracto gastrointestinal de un 200 hasta un 400 % . La llamada carne blanca sale peor que la carne roja, es decir, que desde el punto de vista oncológico es exactamente todo lo contrario al punto de vista cardiovascular que recomienda comer la carne blanca para impedir depósito de colesterol en las células. Con la elección de nuestra alimentación nosotros mismos decidimos nuestras vidas. Y decidimos no solamente las nuestras.
      Pido disculpas a todos los lectores de Meduňka por encontrarme completamente sobrecargado en sesiones de curación. El presente artículo ha sido escrito con el fin de que la bitrónica sea cada vez más accesible a la gente que la necesitan. Se debe mostrar esta alternativa al público. En ello estriba la idea de escribir el presente artículo. No es fácil ver el sufrimiento ni mucho menos vivirlo. Ruego protección y ayuda para todos aquellos que lo necesitan,“ agregó para Meduňka el biotrónico Tomáš Pfeiffer. Nosotros estamos de acuerdo con él.

Věra Keilová, časopis Meduňka, 1. 3. 2008

Doporučit stránku e-mailem (0)