www.DUB.cz
UNIVERSIDAD
českyenglishdeutchfrancaisespanolitalianorussiangreek

PREÁMBULO

Quién somos

UNIVERSIDAD

Biblioteca

LECTURAS

CONCIERTOS

ŘÍP

Exposiciones

FERIAS

Bioconstruct

J. Z.

SANADOR

T. P.

FUNDACIÓN

Contacto
 
E-SHOP
 

ŘÍP

ŘÍP - Conferencia de la Universidad Espiritual de Ser

Conferencia de la Universidad Espiritual de Ser

 
Doporučit stránku e-mailem (0)    
      


Vea la información completa acerca de este título.DVD ŘÍP - Conferencia de la Universidad Espiritual de Ser
En este DVD trato de abordar las partes principales de la filosofía de Ser. El autor verdadero de este DVD no soy yo sino mi maestro, el señor Josef Zezulka, cuyo alumno y sucesor soy. Es una recompensa mínima por la sabiduría – la filosofía vital de Ser que trató de entregarme. Recordando en silencio Tomáš Pfeiffer

DVD-Video - Audio & subtitles: CZ | EN | DE | FR | IT | ES | RU | EO - Total time: 70:30

Vea la información completa acerca de este título.

Transcripción del DVD ŘÍP

Conferencia de la Universidad Espiritual de Ser

Fundación de Ser presenta en una conferencia de la Universidad Espiritual de Ser a Tomáš Pfeiffer - Říp.

Bienvenido, hombre que está al borde de los cambios.
El año de Platón se cumplió.
No sólo el tiempo se sacudirá en el ritmo de los acontecimientos que van hasta la gloria de una época nueva, época de Acuario.
JEUA, el ostentador de Praga te viene a ayudar.
Te llevará por el camino, esperado e invocado por generaciones.
Tendrás el privilegio de oír sus palabras?
Desde los tiempos remotos, la gente procuró lo que estaba ocultado dentro de la palabra Dios. Antiguamente pensaron que Dios está limitado por una montaña, una piedra, un río, comenzando más tarde a percibir a Dios como una fuerza primordial, una totalidad primitiva que es base de todo lo que existe. Quizá se le ocurra una cuestión, por qué estoy en este lugar, en la montaña de Říp, que es el símbolo de la independencia nacional checa que intervino de manera tan considerable en nuestra historia. Esto tiene relación porque a la búsqueda de esencia de Dios, de existencia, más ayuda no una persona genial que en sus pensamientos llega hasta el entendimiento, sino el ostentador quien viene una vez cada 2000 años y quien inmediatamente entiende - ya que él es quien regresa contra el flujo de tiempo de las formas de vida más altas, para indicarnos el camino y dirección. Parece que la gente no es siempre capaz de encontrar la justa extremidad de cordoncillo. Tenemos detrás de nosotros una época de los ostentadores judíos – Moisés, Abrahán, Jesús - y está llegando una época cuando nace ante una nueva nación, de nuevo tres veces, y el primero de ellos ya estuvo aquí llevando su parte de conocimiento en nombre de una época nueva, la de Acuario. Ese ostentador está relacionado con este territorio y por eso también yo estoy aquí. Será esta nación y este lugar los cuales llevarán en adelante la antorcha de espiritu y los que se, en adelante, ocuparán de difundir lo que lleva él. Dios es la existencia esencial, primordial. Es un estado, a pesar de ser la palabra estado en este caso inadmisible. No se puede describir en el nivel humano, sin embargo, voy intentando explicármelo. Es un estado dentro del que existen todas las dimensiones a la vez, todos los tiempos que fueron, son y serán, también. Pero hace parte de la Obra de Creación. Entonces, todo lo que acontece cuando quiera, lo que aconteció y lo que acontecerá, existe en una unión sólida de Ser, no dividida, cristalizada en la Obra de Creación la que seres humanos concebimos como el progreso y tiempo, hallando así nuestros destinos y acontecimientos de vida. A pesar de ser esta formación asombrosamente enorme, es de nuevo sólo la parte exigua, si se puede hablar de una parte allí donde está la infinidad. Porque lo que es, es solamente una parte exigua de lo que no es. Una vez por el período enormemente largo la Esencia suspira. Se separa una parte exigua y está dividiéndose. Así surge la primera dimensión y el primer tiempo. Porque sin los dos primeros puntos los cuales, en adelante, se dividen en dos, es decir la realidad de cuatro especies, no hay ni dimensión ni tiempo. Siendo asimismo la Esencia igual que la Obra de Creación. También ella está compuesta, solamente sin divisiones. Inclusive en ella hay todos los polos de todo, pero unidos. Como estaba pasando el desarrollo de la vida en la Tierra, estaban apareciendo posibilidades, inevitables, dadas por el grado del desarrollo. Como una planta puede un ser llegar a cierto progreso, como un animal también y como un ser humano más alto. Desde la raza humana llega el período cuando es posible intervenir a la vida ya de manera activa y cuando viene lo que se llama el camino espiritual. Antes de la llegada del ostentador – y eso es otra vez completamente típico e inevitable - siempre tenemos la variedad más alta de opiniones espirituales. He aquí las antiguas, repetidas durante mil años, rumiadas, que fueron mejoradas, pero a menudo solamente deformadas por las generaciones humanas, de los que se orientaron en ellas y estuvieron en armonía con ellas. Tenemos aquí nuevos brotes porque en esta época hay una presión mayor a la creación, búsqueda, creando así muchos en las bases falsas las aún más falsas. Siempre nace a ese caos el que debe corregir el camino de los humanos y darles a ellos la verdad, pero no es aceptado porque significa un elemento interruptor para ellos, ya que ellos saben, como es, los padres de sus padres supieron, conocieron y aprendieron, y de repente viene alguien que en sus treinta y tres años proclama que “no es así”, empezando corregir las faltas, y, pues, eso es siempre muy difícilmente aceptado. A pesar de que el camino espiritual sea la realidad, puede ser más débil, mejor o mismo excelente. El hombre la puede aceptar o no debe, porque el hombre siempre tiene la posibilidad de alternativa, está aquí presente la libertad. Sin la libertad no hay desarrollo, porque donde se impone algo no está aceptado hasta la profundidad. Por eso, el hombre siempre puede oscilar entre la ley de acontecimientos, de reflejo – los hindúes lo llaman como karma – y entre su propia actividad. Pero un conflicto tiene su inicio allá donde decide lo que una actividad es. Gracias a un atraso de desarrollo de seres humanos – es que es el primero después de los antecedentes animales - con frecuencia ocurre que están dominados por imaginaciones de que el camino espiritual es una repetición de algo, efectuación de algo viendo así en su dirección o efectuación religiosa, filosófica un sentido, un objetivo. Pero nosotros debemos preguntar por la construcción de todo eso lo que nos entorna, por qué es así como es. Los hombres declinan la palabra de amor en todos los aspectos, especialmente en los últimos días, aunque haya poco amor entre ellos. Donde hay separación, no no puede existir ningún amador. Sólo este quien se junta con el objeto de su amor, ama verdaderamente. Así podemos decir que la forma suprema de amor es mismo el Dios. Es cada uno de nosotros y todo lo que es: desde una piedra por tras de un árbol, arbusto hasta una molécula de aire, planeta o cualquier otra cosa. Los que en esta formación siguen su desarrollo, a partir de cierto momento, empiezan a acerarse más rápidamente a este estado, es decir, a Esencia. Ese acercamiento comienza solamente en el momento cuando, no dominados por su egoísmo concentrado a sí mismo, buscan para si su propio beneficio, buscan sus estados beatíficos de espíritu, por ejemplo nirvana, pero cuando inician a componer la duplicidad de multiplicidad a la unidad de Ser, llegando a ser, en su consciencia, “soy” aún más y más cerca a la consciencia básica de Esencia y de Dios, si fuera posible. Pero es posible en cada grado y hasta el cierto grado.

Más tarde la gente entenderá que muchas veces solamente perdían tiempo. Que tanto tiempo precioso de desarrollo perdieron por no haber escuchado al ostentador, por no querer nunca una fe ciega: “debes creer que es así” o “haz eso y esto lo que te es ordenado”. Ellos querían lo único: la actividad de desarrollo propia del hombre, es decir, su cambio. Y en esto consiste el sentido principal del camino espiritual. El hombre se puede, dentro de procesos y procesamientos auto-sugestivos sonar con el amor, para ampliar su consciencia, pero siempre será solamente auto-sugestión. Solamente cuando acepte por su ser entero y en su complejidad este concepto como suyo – al pie de la letra llega a serlo, puede hablar sobre poder hacerse dueño del problema dado. El camino espiritual corre en varios grados. Los primeros, básicos representa la orientación general, después viene el pensamiento más profundo continuando ser más profundo, después la meditación, que, como el contrapunto, pensamiento por sentimiento, da el propio objetivo y cierre del camino. La razón sirve solamente para cumplir una mitad de conocimiento. La segunda mitad es la percepción intuitiva o sentimental que hace parte de rédito del trabajo anterior, vivencia hasta la profundidad de ser, la que, ya para siempre, lleva este carácter o capacidad en adelante, familiarizado, como si fuera propio. Lo que aceptamos por la razón, nos abandona en la vida siguiente. Nuestro cerebro no se renueva idénticamente como era en la vida anterior pero es formado por nuevas influencias. Incluso las influencias de ser quien se junta con el nuevo ser que nace. Así es que lo que fue aceptado por el sentimiento viene junto con el espíritu o alma, formando al ser, pero solamente en el caso si fuera aceptado. Viene la época cuando la gente abandona los sentidos religiosos ingenuos, cuando se puede esperar la formación de nueva religiosidad científica que de nuevo se contactará con el conocimiento racional, como fue, por lo demás, como en los tiempos remotos, aunque no haya sido en una forma no completamente pura. Ya que el último ostentador fue matado antes de llevar a cabo su misión y eso fue, seguramente, una gran lástima. Quizás únicamente en su época se podía hablar sobre un conocimiento puro. Ya algunos años después de su muerte fueron solo los hombres quienes metían a lo conocido sus propias influencias de su grado, es natural. Nadie supera a sí mismo. Como cada es, lo oye, y un pedacito a más es su oportunidad. Advierto entonces, dentro de los caminos espirituales, contra el bienestar auto-sugestivo. Advierto contra el deterioro de la mente. Y opino que lo más fuerte, lo que el hombre puede querer, es el cambio, entonces no el camino en si, sino el cambio. Y el resultado que sale de este camino, es decir, hacer parte positiva de la Obra de Creación. ¿Qué sentido tendría si yo empezara aquí a morder mi mano? ¿Para qué serviría? Sentiría un dolor porque estoy percibiendo mi ser como un complejo. A pesar de esto, el hombre actual, por ejemplo, se comporta del mismo modo. Muerde, metafóricamente, su cuerpo de modo de deteriorar prácticamente todo lo que lo entorna, y por estar separado por una cortina de egoísmo, no siente que le duele a él. Pero la gente espiritual siente todo como a sí mismo y siendo así, es, para ellos, doblemente doloroso. Pero eso también hace parte de esta misión.

Volvamos otra vez al ostentador. Es un ser quien pasó por el camino de vida – porque el tiempo no existe estando, en realidad, solamente una imaginación de los que lo perciben - ya hace muchos y muchos años antes de nuestros tiempos. Es un ser complejo de la humanidad. El ser de la Obra de Creación la que tiene en su consciencia la consciencia de cada hombre, y la de todo lo que es. Este ser concibe a sí mismo como todo. Entonces es lógico que cualquier imperfección que haya percibe como si fuera suya, cualquier sufrimiento que haya es el suyo – él es todo. Y para mejorar y aliviar, regresa de su propia voluntad, a un grado de vida mucho más bajo que el suyo, dando, por su capacidad, don espiritual, don de conocer directamente sin aprender, sin escuchar a alguien – repito de nuevo, ya que se despierta a sus treinta y tres años y desde ese momento ya sabe - entonces, dando ese ser la verdad de vida esencial así como es, independientemente de los rituales de época actual, de los lineamientos filosóficos y religiosos y otros, de convicciones y lazos. Mismo la forma del ostentador se desarrolla. No se desarrolla él mismo, son los hombres quienes se desarrollan. Entonces, una vez la verdad se presenta en la bella forma poética, otra vez en expresiones exactas, continuando ser la misma verdad que no deja de desarrollarse. Él puede dar solamente tanto cuanto la gente sería capaz de entender, seguramente dando un poquito más pero es a ayudar a la gente hasta la medida para ser de su beneficio. Quizás el otro ostentador quien viene después de 2000 años de este momento, ya hablará sobre lo que hoy no seríamos capaces de entender. Y quien sabe como será el otro y otro. Los ostentadores aparecen solamente en los nacimientos humanos porque solamente del hombre, aproximadamente a partir de la mitad de su evolución en esta nuestra especie, puede surgir la actividad de desarrollo, lo que quiere decir que solamente el hombre es capaz de aceptar el pensamiento activo y, por eso, es así. El ostentador es el ser cósmico supremo. Debe asumir el cuerpo humano con sus ventajas y defectos, y también con sus caracteres, lo que suele la gente olvidar con frecuencia. La gente tiene, a menudo, la tendencia de deificar al ostentador no viendo que está ante ellos un ser, limitado por su humanidad, y por ella misma no ven lo más esencial: la profundidad enorme del ser, que no se ve porque no se manifiesta, y es únicamente en los ratos pequeños cuando – si fuera interesados – puede mostrarse parcialmente. Es el mayor acontecimiento de historia humana. Se repite cada 2000 años, uno de ellos ahora tenemos detrás de nosotros. Difícil de decir, si detrás. Es posible que estemos en su inicio. Tuvimos la suerte de no tener la posibilidad de matar a nuestro ostentador. Mismo no fue muy conocido, pudiendo por eso trabajar, no en tranquilidad, eso sería una palabra muy fuerte, sino, con todo, trabajar y dejar sus ideas a otras generaciones, esperemos que de modo de otro progreso en la época de Acuario. Es natural que la mayor resistencia siempre se recluta de aquellos quienes siguieron el camino de los pasados maestros y consejeros espirituales, siendo ese facto humano por no haber el conflicto entre ellos, sino en la mente humana y entendimiento. Ellos dicen lo mismo, no difiriendo en ningún aspecto de los otros, quizás solo en la presentación, pero el sentido, la verdad es única. Esperemos que, para la gente, esté llegando la real época de oro de progreso y después del período de grandes inquietudes y cambios venga una época relativamente tranquila y de sabiduría. Praga es un lugar el que desempeñará el papel principal en este otro episodio de la historia.

Aquí está surgiendo un centro espiritual de importancia mundial. Por ahora aún hay aquí una excitación acompañada por el refinamiento de las opiniones. Quizás más que en cualquier otro sitio aparecen aquí todos los, hasta ahora conocidos, lineamientos y cultos, para, finalmente, estar abandonados. El ostentador se lo explicó por la metáfora siguiente: “Estuve en la sala del rey Vladislav y habían allí grupos de gente. Estuve consciente que tengo una tarea de enseñar a contar a ellos, dicho en metáforas. En cada grupo había uno proclamando su opinión y sus cálculos. Uno decía, ´uno y uno son cinco´, otro ´dos y dos son tres´, algún otro ´quince y ocho son cuarenta´. Estuve allí pensando lo que debería hacer. Y me fue comunicado lo siguiente: No luches contra cada uno de los predicadores, sería inútil. Enseña a la gente las leyes de matemáticas, enséñales el eje numérico, y después ellos mismos serán capaces decidir lo que es correcto y lo que no lo es, siendo capaces de juzgarlo.” Y en esto mismo consiste la diferencia entre la fe ciega y la fe sabedora. El que cree ciegamente está a menudo mantenido artificialmente en una imaginación, que, sin alguien otro, su postura y dimensión espirituales no se pueden elevar. Y el sabedor espiritual sabe que el mundo es un cambio, ritmo y evolución.

El último ostentador trajo consigo uno de los mayores secretos de naturaleza que el hombre jamás ha conocido. Explicó completamente el surgimiento de lo que existía. Hasta ese momento nadie de los humanos no teníamos ni noción de como podía ser que lo que era, era, y de dónde había venido. Él explicó que de la Esencia infinita y enorme había venido un impulso, un suspiro, pasando una pequeña parte de ella por la división en dos polos. Y para quedarse la primera duplicidad en duplicidad, los dos polos marginales se dividen otra vez en dos. La primera pareja representa dos fuerzas antagonistas. Es decir, de la unidad se separa una pareja de antagonismos, fuerza centrípeta y fuerza centrífuga. En otro lado hay ardor y su contrapunto frío. El hombre puede difícilmente entender la unión de estos dos polos. Como si pudiera existir a la vez el ardor y el frío. Estoy escuchando a los escépticos que reprochan: “Pues es un disparate.” Sin embargo, es posible. En otra fase de división, estos dos polos antagonistas se dividen otra vez surgiendo las partes independientes, es decir, ardor, frío, fuerza centrípeta y fuerza centrífuga. Cada uno de estos elementos primordiales, de estas fuerzas, de estos cuerpos simples primordiales, tiene su propio carácter no habiendo nada de eso lo que habría si no hubiera de esos cuatro. Cada uno de ellos, a la vez, hace parte de un complejo, estando, a la misma vez, separado. Es lo mismo como una gota en el mar es a la vez gota y mar. En base de este conocimiento, pues, es posible explicar, tanto la vida de materia, asimismo como la vida de espíritu y, finalmente, la vida de energía. La profundidad de esta comprensión es tan espectacular, que el hombre de hoy – si pudiera juzgar según mi propia experiencia – pasa al lado de estos conocimientos como si no supiera que hacer con ellos, como si no supiera que hacer con ellos. Ellos no convienen a su concepto actual del mundo o, se podría decir más bien, a sus hábitos. Pero todo eso pasa y la gente comprenderá, lo que la profundidad verdaderamente es. Su conocimiento del sentido de vida, eso es de otra disciplina filosófica, por la que preguntan los humanos que son humanos, es también tremendo. Fuimos continuamente durante un largo lapso de tiempo muy egoístas, es decir, solamente yo: yo – hombre, yo – mi familia, yo – este planeta. Ahora está llegando una época de gran interconexión, paulatina, pero cada inicio es difícil. Ya no será el hombre constituyendo el centro del universo, él único parecido a Dios. Dentro de un momento viene la madrugada del nuevo conocimiento del Acuario, lo que quiere decir, de nuevo pleno conocimiento de sí mismo como de un complejo. Sin embargo, solamente a nuestro nivel. Después de nosotros vienen los más elevados y más elevados. Somos solamente y únicamente la gente de este grado. Llegarán las especies humanas más elevadas de que somos nosotros, que dispondrán con las posibilidades mucho mayores entre lo que es y lo que no es, entre lo infinito y lo finito, entre el espacio y falta de espaciosidad, pero comenzamos. Estemos gratos por lo que podemos alcanzar. Es probable que su explicación de amor vivido valorice sólo la generación que viene.

Como se dividió el Cuatro de Creación, en estas cuatro fuerzas, en los elementos preliminares, surgiendo así junto con esta división el tiempo. El tiempo es oscilación, ida y venida entre los polos, entre los límites marginales. Y otra vez está válido la ley de que lo que existe en la Obra de Creación, siempre oscila, simplemente está subordinado a este proceso. Tenemos varios ciclos, empezando por el pulso del corazón, la respiración del hombre u otros seres, por las estaciones del año, circulaciones de átomos, y, prácticamente, todo lo que puedan pensar. Estos ciclos también se relacionan a las llegadas de los ostentadores que son inevitables, subordinadas al ciclo de 2000 años, más o menos algunas unidades de tiempo. Ni el tiempo es, como le gustaría a la gente, un factor firme. Eran épocas cuando el año terrestre duró 360 días, eran épocas cuando duró aún menos. La tierra giró más lenta otra vez más rápidamente. Entonces, el ostentador viene una vez por 2000 años. Al entretiempo nacen los maestros espirituales, quienes deben difundir lo traído, en el caso mejor, en el peor por ejemplo de las ruinas completamente destruidas del templo del conocimiento espiritual por lo menos parcialmente espigar los residuos. Recordaría algunos personajes destacados de los últimos días, de los últimos siglos pasados en Cristo: por ejemplo nuestro Jan Amos Komenský o el Maestro Jan Hus. Ese más que cualquier otro probó esa solidez y firmeza del conocimiento. Creo que el mismo Cristo yendo a su ejecución, esperaba en una parte de su ser que la gente entendiera, que los convenciera. Pues, él tenía razón que es tan clara y comunicable y no creo que haya sido tan ingenuo que no hubiera sabido, como es la mente humana y hasta cuanto es capaz de llegar, pero, a pesar de eso pienso que confiaba a la mente humana. El mismo Maestro Jan Hus fue a su ejecución y pienso que creía que convencería a los poderosos del mundo espiritual o material que no es posible tomar en serio que Dios les dé su perdón por una invención humana, es decir, por tales disquitos de metal. Pues así bien pudiéramos pagar por conchas o piedras rodadas o por cualquier otra cosa a la que la gente da su importancia. Hay otros famosos líderes espirituales muy avanzados, yo que sé, Buda por ejemplo y otros y otros. Pero el ostentador es el único. Después de acabar su misión, es decir, antes de acabarla cuando ya sabe que el fin está por venir, va a él uno de sus alumnos que ha sido escogido para llevar en adelante su capacidad porque el facto de hacer ostensión da la dupla capacidad: la primera es el don de cura, es la cura espiritual, la otra es el don de espíritu, lo que significa el conocimiento, no material sino espiritual, lo que emana justamente de esta superconsciencia, es decir de la consciencia entera de la Obra de Creación. Le entrega a su alumno, al único que luego prosigue durante toda su vida hasta su muerte entregándoselo al otro y ese otra vez al otro siendo la doctrina así entregada en el ritmo de eras hasta la venida del otro ostentador. Dentro de la última experiencia histórica hemos visto que, por desgracia, nunca tuvo éxito, hallando ya los primeros sucesores del Cristo los caminos diferentes de su doctrina y filosofía originales. Pedro aún predicó en pureza pero después ya fue todo un poco diferente. Sepan, la mentira no tiene pies y por eso, también en actualidad, algunas mentiras llegan hasta su fin. Fueron encontradas anotaciones de los tiempos cristianos precoces, muy precoces, y, para gran sorpresa de los traductores, no contenían apelación a la fe ciega, sino apelación al propio trabajo espiritual y mejoramiento del hombre. Solamente ese quien mejora todo lo otro, como si estuviera mejorando a sí mismo, es ese quien sigue el espíritu de Cristo. Entonces, ese quien se cierra a su grado espiritual, quien está buscando su maduración o su grandeza seguramente no está siguiendo su espíritu.

Vamos a ver. Los acontecimientos se repiten. Pasan los 2000 años y después llega una época que puede llevar consigo tanto un gran desarrollo como un gran caimiento. A la llegada de Cristo fue profetizado que viene el Rey de los Reyes. Y la gente empezó a tener un miedo humano. Y por eso, los reyes quisieron matar a este quien lo fue, y aconteció el famoso masacre de los inocentes, sin sentido y estúpido, ya que no podían matarlo a él – aún no vino el tiempo. Es una paradoja porque lo que trae ese ser es el bienestar general para todos. Y que sean los inferiores o superiores en sus destinos peores o mejores, todos ellos pueden sacar de esto la prosperidad máxima porque el Cristo trae las leyes de Dios. Pues mismo el actual nos enseñó lo que la ley de destino es, como está compuesta, por cuales factores está formada, como el hombre puede aliviar su destino y, por contrario, lo que se lo hace más difícil. Nos enseñó como es la relación a vida, nos enseñó no matar ni masacrar, incluso a los seres inferiores, que estemos vegetarianos, porque el pasado también lo era a pesar de lo que la gente le haya atribuido en sus libros. Entonces depende de nosotros si obedecemos, pensamos y aceptamos, o rechazamos por causa de un miedo sin sentido y luchamos contra. El mayor adversario de Cristo fueron los confesores de Antiguo Testamento porque el Cristo estaba trayendo una nueva doctrina. El mayor adversario de Moisés fueron los confesores de Abrahán, quien trajo una corrección de lo de Abrahán – ¿pero fue una corrección de Abrahán? Pues no. Él solamente decía lo mismo. La gente debería entender que lo que aprende y, a veces, repite sin sentido, no, debidamente, debe ser la palabra del ostentador. La paradoja mayor consiste en que no haya ningún hombre sensato en la Tierra, quien no desease su llegada, no ansiase la verdad, no estuviera buscando, y luego cuando llega, a menudo es el mismo hombre quien levanta la piedra como primero, para dispararla a quien quiere tanto. Es particular. Tal vez sea humano, apedreo u otra tortura. Es causado por el facto de que el hombre no piense mucho buscando más bien los esquemas. Entonces, si yo acabase de aceptar esta doctrina que enseñaba mi abuelo y mi padre, debe ser verdad lo que confieso yo, lo único correcto. Si alguien mil veces presentase otra explicación verdadera, yo no lo aceptaría. Ya que yo lo aprendí así y, entonces, así debe ser la verdad. Es la base principal de que a la gente no le gusta aceptar nuevas doctrinas. Por supuesto porque la madurez es asimismo la capacidad de pensar, es el equilibrio. No diría por falta de madurez sino por desequilibrio de los principios de la mente humana. En actualidad vivimos una de las peores épocas del caimiento racional. Antes vivimos una de las peores épocas del caimiento intuitivo. Ambas causaron daños idénticos, solamente en varias áreas. Hoy en día, un científico con desdén da su juicio sobre sentimientos: “No los necesitamos, es un fárrago, solamente la razón, racional, fría, estricta y crítica da la oportunidad de conocer la verdad.” Pero no es así. Pues lo vemos hoy en día más que en cualquier otro tiempo.

Los que quieren pensar con equilibrio deben cumplir las dos partes: pensar y sentir. Como la razón suelta es un fuerte elemento destructor, y, asimismo, el sentimiento lo es. Entonces no querer solamente creer, querer también saber. No querer solamente saber, sino también creer, sentir. De este modo estamos protegidos contra el fanatismo. Ya que el fanatismo es lo que ya llegó a destruir mismo las doctrinas más puras y bellas. Al entender los más cercanos de Cristo que es él, están expuestos al gran peligro, por empezar a sentirse como los privilegiados, los supremos. Y, muchas veces, más de lo que sirvieran y actuaran en humildad, se devendrían en fanáticos. Es un inicio del fin. El Cristo no tiene la culpa, no, culpables son esos a los que quería enseñar a ser humanos. El tiempo es una magnitud percibida de otra manera por el hombre, por otro ser, por la Esencia, percibida de otra manera por cada uno. Se puede decir que el tiempo es, en su forma, una función de percepción. Difícilmente se puede indicar si vive más tiempo el hombre o la efímera que muere después de un día vivido. Como ella puede, dentro de sus horas limitadas, vivir más que el hombre durante cien años. La gente se sometió mucho a la imaginación de casualidad. De veras, ella funciona y es verdad que es una ley de naturaleza, entonces uno se desprende de lo otro, uno se laza con lo otro. Tenemos aquí la historia, tenemos aquí la actualidad y el futuro. Es la percepción triple dada al hombre. Hay otras posibilidades como percibir el tiempo. Los grados más altos de vida pasan a los conocimientos de los lapsos de tiempo aún mayores y mayores como a los de su realidad. Pues, por ejemplo, los que van por el camino espiritual y de sabiduría, pueden, finalmente, percibir cada tiempo, que era, es y será, como si fuera su actualidad. Y sería la misma percepción como la tengo hoy en día yo, el hombre, al vivir la realidad dentro de la que me encuentro en este momento, y de la misma deduzco mi sentimiento o convicción de la realidad. Puede ser que más tarde la gente aprenda a pasar a otros husos horarios de otro modo que por una regeneración, porque cada nacimiento que suceda está donde hay para él las condiciones convenientes, pudiendo acontecer por ejemplo cien años después del nacimiento actual o mil años antes de este nacimiento, sin infringir la casualidad. Es lo mismo como el flujo de un arroyo y de un río, como si cayera una gotita del cielo, y por sus senderitos llega hasta el arroyo siguiendo para adelante. Las orillas del río son acontecimientos fatales de historia. La gotita puede fluir en la superficie, en el centro o, finalmente, al fondo, donde la lastiman las piedras, otra vez la gotita pasa a una charquita, donde su movimiento hace quedar a ella allí durante largo tiempo, es una analogía del paro de crecimiento espiritual. Por ejemplo, el hombre acepta una doctrina perjudicada de alguna secta y deja de pensar. Después durante muchas vidas está lazado a esta influencia, siendo la influencia lo que nos da dirección, y todo eso dura, digamos, diez encarnaciones, hasta que pueda de nuevo entrar al río para seguir. Cada destino es una vía, una vía concreta de esta gotita. Digamos, de este álamo hasta ese saucito. Y después viene lo que la gente llama por muerte, la vida sin cuerpo y nueva entrada a una vida nueva, es decir a una nueva gotita, pero la misma ya puede estar muchos y muchos metros o kilómetros en el flujo de río más adelante o más arriba. Cada una de estas gotitas percibirá su tiempo como real no tomando en cuenta otras gotitas con sus tiempos. A pesar de eso todos esos tiempos serán, más bien, son en la estabilidad infinita. De punto de vista más profundo filosóficamente podemos decir que nunca era nada, ni será pero que todo es. El destino es parecido a una biblioteca, es parecido a una formación estática, en el que están abarcados todos los acontecimientos, no solamente en cuanto a su existencia, lo que sería comprensible para muchos, sino también mismo en cuanto a su calidad. Quiere decir que un destino que estamos viviendo, por ejemplo este mi destino, puede tener sus pasajes más bajos, centrales o más altos siendo según eso diferente en cierta medida. Si tuviera dentro de mi destino algún acontecimiento pesado, por ejemplo un accidente, el accidente podría ser el momento de muerte o podría ser solamente una dislocación del tobillo, eso está vigente mismo para otros acontecimientos básicos de destino.

El destino es una formación de muchas capas de relaciones de todo a todo. Desde un átomo, a través de una piedra, una persona, quienquiera, cualquiera y dondequeira. Las diferentes partes tocan una a otra y, ligadas, finalmente forman un círculo. Nosotros nos sentimos como la gente de nuestro grado. Pero es, de veras, solamente nuestra imaginación dada por el desarrollo. Ya ahora estamos, al mismo tiempo, en el inicio y en el fin. Somos todo y, a la vez, somos lo inferior. El hombre en los grados superiores, - a veces también en los más bajos – del conocimiento espiritual recibe un don de salir de lo humano corporal pudiendo en este estado intervenir el complejo en el sentido temporal y otro. Luego vuelve enriquecido, pero siendo el mismo hombre, y antes de llegara a ser su carácter real, debería pasar por muchas y muchas especies superiores. Hay aquí un hombre, habrá aquí un hombre superior de nosotros, luego superior que ese, aún superior, se puede decir que es así como era cuando observábamos la evolución desde plantas hasta los animales, el mismo periodo nos separa desde el hombre de principios hasta la fusión, el cierre del círculo, la entrada o embocadura a la Esencia. A los ingenuos, les gustaría desde ya que haya lo superior en la dimensión humana. Por desgracia, se engañan mucho. Posiblemente es por no poder llegar, por la inferioridad, a la profundidad alcanzable. Entonces ni saben hasta donde podrían llegar, si pudieran.

Acabo de hablar sobre el destino como sobre una forma ya terminada que surge por la cristalización de la Esencia, que contiene todo lo que era, es y sera, siendo entonces sin movimiento, sin tiempo, pareciéndose a una biblioteca, visitada por el lector quien escoge cierto volumen, empieza a leerlo y así, los acontecimientos del romance pasan a ser suyos, sus acontecimientos de su vida. Luego cierra el volumen, la historia del libro no deja de existir, continuando el lector con un otro volumen, que es su nueva vivencia de lector, Hay que agregar algo: mismo la existencia de tantas capas de cada destino posibilita lo que está llamado por el desarrollo. No es buena la imaginación de un fatalista quien dice: “No importa lo que está pasando, todo está pasando así como debe, es la voluntad de Dios”. Sí, el destino es la voluntad de Dios la que merecemos por nuestro comportamiento en el pasado y contiene solamente lo que necesitamos. Pero hay también la voluntad humana que es su contrapunto, la que, en caso positivo, debe reforzar lo bueno en el destino hasta lo más lejano, entonces lo más beneficioso también para otros pasajes. El destino es así, no pudiendo ser idéntico el de dos personas y mismo, cada destino, es vivido continuamente. Mismo el mío, el suyo, el de cada uno quien existe. Solamente usted está abriendo hoy el romance y de nuestra posición temporal humana es ahora aquí cuando lo está leyendo. Sin embargo, del punto de vista superior se puede decir que el destino es vivido por la cantidad infinita de “soy”, que están pasando de una consumación de los siglos hasta la otra, pues es el inicio del círculo. Lo infinito no se puede dividir en pedazos. A pesar de eso, en la Obra de Creación hacemos pedazos para que esté comprensible para los humanos.

La idea de reencarnación está relacionada fuertemente con el destino, es decir, la transmigración de almas. Es extraño como, en esta cuestión básica de la espiritualidad humana, la gente está desorientada. Casi todo prueba que la transmigración existe. O no casi todo, sino todo, prueba que la transmigración existe. Y contra está solamente la presunción humana. Quien no conoce la transmigración, difícilmente sería capaz de explicar muchos de los acontecimientos de vida. Por ejemplo, un hombre unívocamente bueno está perseguido por su destino como si fuera un asesino peor. Otro hombre que es malo en su esencia, tiene, a pesar de eso, en su destino mucha suerte. Un niño, que nunca pecó, está muriendo con dolores tremendos y un pecador no. Solamente una vista de más lejos, no solo a una vida, posibilita entender la justicia del Orden de Dios. Ese quien hoy en día tiene suerte aunque no sea muy bueno, en el pasado, por ejemplo, ayudó y sirvió en algún lugar, teniendo así mismo él el derecho de recibir esta ayuda y protección de destino. Quien hoy en día es bueno y honrado, por ejemplo en su vida pasada se comportó como un animal destruyendo todo lo que lo entornaba a él, por eso, hoy en día, para poder él mismo vivirlo, no había recibido la agresividad y él mismo, en tranquilidad de su vida, está viviendo un golpe siguiendo al otro. Asimismo los niños y otros, y es aún más y más complicado. Nada en este mundo es solamente negro o blanco. Por eso la vida es siempre un flujo complicado de varios caracteres, elementos, lazos que, finalmente, dan su resultado. La comprensión primitiva, primordial, deslizaría a menudo mismo a la visión en blanco y negro, pero no es así. Allí pertenece también la relación de lo bueno y malo, su función en la Obra de Creación, y podemos conocer que siempre allí, donde es necesario que alguien esté instruido de parte del destino, nace ese quien le posibilita esa instrucción por ser el mismo malo influyéndolo, y quien es el objeto de un mal, no debe devolver lo mismo sino debe – por lo menos parcialmente – ser capaz de mostrar una sabiduría de entender, pero también de defenderse porque si no se defendiera, surgiría otro mal. Todos son grandes cuestiones de la humanidad y pienso, que la gente pasa con su atención de las cosas de poca importancia a esto mismo. Como no es ineludible que la gente conozca solamente a matemáticas, física y química, siendo muy importante que conozca también la humanidad. Para poder orientarse en la vida, pero no de modo de alguien les daría a ellos instrucciones y les enseñaría, como actuar en esa u otra situación, sino más bien de tratar de entregarles a ellos el conocimiento. Ellos luego formarán sus ejemplos numerarios de su vida. Si la gente supiera lo insensato de luchar, asesinar, robar o hacer perjuicio a otros, finalmente llega a saber que hace daño a sí mismo – de nuevo es el mordimiento de sí mismo, que no es percibido tanto por causa de egoísmo – seguramente dejarían de hacerlo. Pero si lo dejasen solamente por tener miedo, siendo así sería malo. Deben entender y luego viene un cambio. Y él es permanente.

La teoría del reflejo es un elemento básico, es la ley de naturaleza, que forma o, mejor dicho, no forma sino escoge otro destino al que luego entramos. Es el maestro superior quien opera siempre mismo junto a los superiores. Su actividad no se puede negar, se puede poner a la tranquilidad. Así la gente yendo con armonía con la voluntad de Dios, no comete tales actos, que necesitarían las intervenciones muy fuertes a su fatalidad, y sus vidas como si se devinieran más tranquilas. Tienen más tiempo para su trabajo espiritual, pues, llegan a ser más felices en sus vidas. Para la gente de hoy es, más o menos, una utopía. Pero viene la época cuando en la Tierra domine la tranquilidad y paz relativas y cuando la gente se dedique a esto, hubieran nacido, lo que era su sentido de vida. La teoría del reflejo enseña directamente, es regularidad básica. Hiciste, en sí mismo sentirías para entender el sentido de eso. Como ellos quienes van por el camino de conocimiento saben muy bien, que no hay nada escondido en la vida lo que no sería devuelto. En algún tiempo alguien escribió: “No saldrás de aquí hasta que pagues hasta el último centavo.” Así -

La gente no son animales feroces – por nada, sea materialmente o espiritualmente – les gustaría a ellos compararse con ellos siendo eso más bien una prueba de la decadencia material o una caída de la raza humana. Muchos nombres famosos en la historia hablaron sobre eso con palabras parecidas. Así es posible citar a Gádhí, Shopenhauer, Tolstoj, Leonardo da Vinci, Barnardo, Seneca, Pythagoras y a muchos otros quienes, habiendo sido humanos, entendieron que no eran feroces. El facto de no comer la carne no hace de un hombre una persona espiritual. Pero no comer la carne es una muestra, una prueba que el hombre llegó hasta el estado cuando está percibiendo al otro como a alguien importante. Ya que al mirar cuadros apocalípticos del matadero, de las crías de jaulas, cuando el hombre, posiblemente de manera peor en la historia de humanidad, trata al animal de manera tan masiva, no es posible de no recordar otro matadero, de guerra, que está por venir.

El territorio de Bohemia es un lugar que será relativamente menos afectado por los acontecimientos que vienen. El destino y mismo el Dios supieron bien adonde nos pusieron a todos. Entonces no piensen que en otro lugar será mejor que en el donde se encuentran ahora mismo, mejor queden en sus lugares. Habrán grandes cambios que llevan consigo por ejemplo también el cambio de clima. La Bohemia se convertirá a un lugar con el clima subtrópico y, a más, a un estado marítimo, aunque no parezca hoy. Así nuestras montañas de fronteras, en algunos sitios, se devendrán a peñascos marítimos. Se moverá el eje terrestre que – como continúa estar probado con más frecuencia en varios estudios - también en el pasado se movió muchas veces de su lugar, a menudo con mucho dramatismo. Llegan grandes cambios. El hombre va empezando del inicio. Y el consuelo sobre el cual estoy hablando, está relacionado con la posibilidad, quizás finalmente cumplida, de transición a la existencia humana, verdaderamente equilibrada, cuando de nuevo ponemos al armonía las cosas humanas y divinas, con el beneficio extraordinario para nosotros todos. A lo que llamamos una época de oro, lo podemos, ahora en entretiempo, esperar con ansiedad. Pero ya está por venir. Los 6000 años siguientes, por lo menos, la gente pude vivir un periodo de desarrollo y la prosperidad general. Feliz es ese quien está buscando su felicidad en la de los otros, y hacia eso está dirigiendo la presión de desarrollo. No se puede tomar o, más bien, sacar hasta lo infinito. Luego se llega hasta la esencia y ya no es de donde sacar. Les deseo a todos quienes miren esta película que vivan solamente lo mejor.

Josef Zezulka: El hombre no debe solamente creer en algo, debe pensar y cambiar.

Recado para los eventuales patrocinadores:

Biotrónica es una disciplina no medicina que se ocupa del paciente en casos de enfermedades surgidas de deficiencia bioenergética. Es una disciplina que apareció en nuestro país después del año cuarenta y cinco, el señor Josef Zezulka es el fundador quien se esforzó a partir de los inicios, incluso nosotros los sucesores nos esforzamos para que esta disciplina sea accesible para todos, para que pueda servir a todos los que necesitasen este tipo de auxilio. Para poder cumplir lo que apareció hace ya tanto tiempo, hay que poner la biotrónica a las condiciones más de estándar. Así surge el proyecto del Centro Biotrónico de auxilio social que, hoy en día ya hace parte de la realidad. Este centro está funcionando, estamos construyendo una casa en Praga, y en esta casa se deberían efectuarse tanto las actividades biotrónicas como las actividades conferenciales en el ámbito de la Universidad de Ser y de la Unión Sanador que se ocupa por la educación de otros biotrónicos. Para poder cumplir estas actividades – como no somos una organización ganancial no teniendo otros recursos de ingresos – hay que fundar la Fundación de Ser, la que fue fundada ya en el año de 1993 y ella colecciona los recursos para este objetivo. En la actualidad, la construcción está marchando y me gustaría, en esta oportunidad, agradecer a todos quienes ya ayudaron y no eran pocos montantes, aunque aún quede una parte considerable a hacer. Ya depende solamente de ustedes, de su apoyo de la idea de biotrónica. Si debiera algo funcionar como debe, deberían haber creadas para esto las condiciones convenientes, asimismo como para un cirujano sería absurda la imaginación de que, por ejemplo, operaría en la calle, en una mesa, dentro del medio lleno de polvo, ese facto seguramente influiría su trabajo, asimismo en biotrónica es imprescindible de trabajar bajo buenas condiciones, lo quiere decir, que el paciente esté lejos de las influencias de lo que lo entorna a él para poder efectuar completamente el tratamiento. Espero que esta posibilidad se torne real.

Mismo un montante pequeño contribuye a la construcción de este establecimiento no ganancial.

La película fue producida en el año 1998.